miércoles 14 noviembre, 2018
Inicio / NACIONALES / RALLY NACIONAL / LA AMBICIÓN POR GANAR: LA CLAVE DE LA CONSAGRACIÓN

LA AMBICIÓN POR GANAR: LA CLAVE DE LA CONSAGRACIÓN

Todos en el equipo tienen mentalidad ganadora y cada uno le pone la pasión que hace falta”, afirmó Javier Castro, quien con el Audi A1 MR del RC Competición se aseguró anticipadamente el título de la RC2A en este 2018.

De antemano, Javier Castro era consciente de que si ganaba en el Rally de Malargüe (penúltima cita del calendario) también se aseguraba anticipadamente la corona 2018 dentro de la RC2A (MR Aspirados) del Rally Argentino DIRECTV. “Era lo que había que buscar. Fuimos sin arriesgar tanto, pero a mí nunca me gustó salir a correr tranquilo. Es algo que no me sale y que no disfruto. Así que arrancamos bien, a buen ritmo de entrada y yendo adelante, para no tener que ponernos a sacar demasiadas cuentas”, admitió quien en definitiva terminó a puro festejo con la obtención del triunfo en tierras mendocinas y también adueñándose de este cetro.

Como durante gran parte de la temporada, el piloto que maneja el Audi A1 Maxi Rally del RC Competición dominó las acciones, pese a tener -al igual que la mayoría en esta prueba- algún que otro contratiempo. “No alcanzó a ser un gran susto. Se nos cortó un bulón de la caja de dirección e hicimos un arreglo dakariano, lo atamos con alambre, ja. Después tuvimos la rotura de un neumático. Pero fuimos a un ritmo seguro y creo que tuvimos esa suerte de campeón que siempre hace falta. Afortunadamente yo soy de sentir mucho el auto; cuando noto que hay algo raro tengo la capacidad de darme cuenta y administrar”, sostuvo el rionegrino radicado en Córdoba.

Y agregó: “Largar adelante nos solucionó muchos problemas al no encontrar pisos tan rotos. Lo extenso fueron los enlaces. Después del primer rulo del domingo fuimos más despacio, cuidando, y ahí sí se nos hizo largo, nos aparecían piedras por todos lados…En la recta final del último tramo recién me relajé; y terminé de soltarme una vez que llegamos al parque y nos esperaban los chicos del equipo para festejar”.

¿En qué pensaste apenas completaste la carrera? “Es difícil. Estuve tratando de resumir un poco, pero la historia es larga. Primeramente, nunca me imaginé estar corriendo en el Rally Argentino. Después el primer objetivo fue ganar una carrera y se nos hizo muy difícil. Pero tras el primer éxito de este año (en Tafí del Valle) nos relajamos y se nos facilitaron las cosas porque contamos con un auto más contundente y con Gerardo (Scicolone, su navegante) alcanzamos un muy buen nivel en cuanto a ritmo. No fue un campeonato que lo ganamos por tener suerte. Es más, siempre creíamos que se nos iba a complicar, que en algún momento iba a aparecer esa racha de mala suerte. Cuando muchos me comentaban a mitad de año que ya era el campeón, yo trataba de decirles que faltaba mucho…”, respondió.

Las ganas de ganar fueron clave. Todos en el equipo tienen mentalidad ganadora y cada uno le pone la pasión que hace falta. Este es un logro importante para el equipo; ahora hay que disfrutar”, cerró Castro, quien ya se dio el gusto de anotar su nombre en la historia del Rally Argentino.

 

Fuente y fotos: Prensa Rally Argentino

Te puede interesar

MORÁN Y UN ENVIÓN MUY IMPORTANTE

Pablo Morán logró celebrar en Malargüe y, tras el traspié de Sánchez, estiró la definición …