Inicio / INTERNACIONALES / INDYCAR / DE TAL PALO, TAL ASTILLA: LA HISTORIA DE RICARDO JUNCOS Y SU HIJO LEANDRO
Manfrey

DE TAL PALO, TAL ASTILLA: LA HISTORIA DE RICARDO JUNCOS Y SU HIJO LEANDRO

Leandro Juncos, el hijo de 18 años de Ricardo Juncos, asume una responsabilidad única a una edad tan temprana: trabaj en dos equipos diferentes, y ambos compiten este fin de semana en “Barber Motorsports Park”.

El joven piloto compite toda la temporada en USF Juniors en el auto N° 17 del DEForce Racing pero, además, también desempeña un importante papel de ingeniería y estrategia en el equipo Juncos Hollinger Racing de IndyCar que es propiedad de su padre.

El plan inicial era que Leandro entrenara con el equipo de fútbol de la Argentina natal de su padre. Pero, siempre tuvo afición tanto por los deportes de motor como por el fútbol, ​​empezando a practicar fútbol a los 3 años y karting a los 5.

A medida que sus habilidades futbolísticas progresaron, Leandro, nacido en Estados Unidos, finalmente se mudó a nuestro país, donde nació y creció su padre, para cumplir un sueño futbolístico. Sin embargo, mientras estuvo acá, Leandro se dio cuenta de que nunca perdió la sensación que le daba correr: los deportes de motor eran una obsesión que no podía dejar de lado.

Me gustaban más las carreras que el fútbol, ​​pero las carreras se consideraban económicamente muy caras. Siempre fui consciente de eso. Así que me dediqué al fútbol y, cuando era mayor, las carreras eran más como un pasatiempo”, dijo Leandro.

Al vivir y entrenarse en Argentina, Leandro no pudo asistir a las 500 Millas de Indianápolis y, ver desde lejos esa mítica carrera, fue uno de los factores determinantes que despertó el interés por regresar a casa en los Estados Unidos.

Siempre vine a la Indy 500, todos los años. Perderlo fue enorme. Fue un golpe realmente grande. Ésa es una de las principales razones para volver a casa”, comentó el joven Juncos.

Así, y con la decisión de Leandro de regresar al país donde ya está radicado hace ya muchos años su padre, sumado a su interés en unirse al negocio familiar que es el equipo de carreras, Ricardo dijo que era una obviedad darle una oportunidad a su hijo.

Ricardo quería que Leandro fuera ingeniero asistente en el Dallara-Chevrolet N° 78 del equipo Juncos Hollinger Racing de Agustín Canapino ya para la temporada 2023 de IndyCar.

Pasamos de un equipo de un solo auto a dos autos. Tenemos muchos déficits en la forma en que la información pasó del servidor a los conductores, y faltaban algunas personas“, expresó Ricardo Juncos.

Por lo tanto, y aunque es joven, Leandro sobresale con los datos: es un verdadero estudioso de la actividad, y admite que ha visto casi todas las carreras de la IndyCar durante la última década. Entre eso y su pasatiempo de carreras en simulador, en el que está solo con las configuraciones, la estrategia y la conducción, servir como ingeniero asistente fue un papel introductorio perfecto.

Estaba haciendo un buen trabajo”, dijo Ricardo sobre su hijo.

Es entonces que Ricardo propuso que Leandro asumiera más responsabilidades a medida que avanzaba la temporada. Ese rol evolucionó hasta que Leandro brindó datos e informes a los dos grupos de ingenieros dentro del equipo, lo que, según Ricardo Juncos, mejoró a toda la organización.

De hecho, Ricardo dijo que una carrera de la temporada pasada Leandro dio un informe sobre cuál sería la mejor estrategia para esa carrera en particular: Scott Dixon ganó con esa misma estrategia.

Entonces decimos, ‘Está bien, guau’, entonces, durante las últimas tres o cuatro carreras de 2023, él en realidad estuvo controlando la estrategia”, agregó “Ricky”.

Y, así ,el hecho de estar inmerso en el día a día de un equipo de carreras despertó en Leandro el deseo de volver a ser piloto. Eso se produjo a finales de 2023, donde con el DEForce Racing tuvo la oportunidad de probar en un auto USF Juniors en “Barber Motorsports Park”. Por ser su primera oportunidad profesional de conducir, Leandro mostró un gran ritmo, lo que lo llevó a trabajar a tiempo completo con DEForce Racing esta temporada.

Sin embargo, Leandro no le dio la espalda a Juncos Hollinger Racing a pesar de su nuevo impulso como piloto en la USF Juniors. Pues el éxito de 2023 llevó a un papel aún más importante dentro del equipo para la temporada 2024 de la IndyCar. Leandro, todavía en el box junto a Canapino, también controla el software que el equipo utiliza para predecir el desgaste de los neumáticos y más datos técnicos que se utilizan para comprender todo.

Tras esto, Leandro dijo que la experiencia de tener dos trabajos en el automovilismo es beneficiosa para cada profesión: “Creo que cuando hablo con el equipo de JHR es más fácil discutir las cosas porque ahora sé cómo son las cosas desde el punto de vista del piloto. Diferentes líneas, diferentes sectores, puedo saber dónde podríamos estar teniendo problemas y puedo entender mejor si es él (Canapino) o si es el auto, así podemos hacer que todo el proceso sea más fácil y comprensible con él. Y podría aplicar sus comentarios sobre qué dirección tomar con el coche, y es muy similar a mi equipo”.

A su vez, Leandro expresó también sobre su padre que: “Creo que es uno de los mejores ejemplos de venir de tan pequeño y llegar tan lejos. Un escenario tan grande. Siempre he oído hablar de su enfoque de la vida en sus filosofías, pero creo que ir a Argentina a vivir allí y experimentar un pequeño porcentaje de lo que él experimentó cuando era niño es lo que realmente te abre la mente a eso y lo entiendes más.

Creo que puedo aplicar mucho más de ese conocimiento y esa forma de vivir y trabajar ahora que viví para experimentarlos. Los entiendo más en cierto modo como profesional. Creo que es muy similar, así que intenté emularlo lo mejor que pude”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente y foto: indycar.com

JEA

Te puede interesar

¡GRAN VICTORIA DE COLAPINTO EN EL SPRINT!

Franco Colapinto venció por primera vez en la Fórmula 2 al imponerse en el sprint …