miércoles 18 septiembre, 2019
Inicio / INTERNACIONALES / WRC / LOS CAMINOS DEL CLÁSICO ALEMÁN

LOS CAMINOS DEL CLÁSICO ALEMÁN

El  Rally de Alemania (22-25 de agosto) forma el encuentro de asfalto más difícil de la temporada del WRC.

El parque de asistencia del lago Bostalsee es el centro de la prueba. La salida del jueves por la noche y la ceremonia del podio del domingo por la tarde tienen lugar allí. También ofrece servicio matutino y vespertino, así como visitas a mitad de viernes y sábado.

Caminos entre viñedos, accidentados y estrechos, caminos de entrenamiento de tanques de superficie múltiple y asfalto de campo liso son un desafío único en el suroeste de Alemania, lugar donde las estrellas del Campeonato Mundial de Rally regresan al asfalto por primera vez en casi cinco meses.

El territorio puede ser familiar, pero el desafío no es menos abrumador para la décima prueba de la temporada y el último encuentro de asfalto del año.

El impresionante lago de Bostalsee, en el norte de Saarland, forma el centro del rallye y es desde allí que los competidores parten para el primer tramo del jueves por la noche (14:08 de la Argentina) en St Wendeler Land (5,20 km). Es el más corto del fin de semana y ya conocido, ya que lo habran disputado varias veces durante el shakedown.

El viernes no ha cambiado desde 2018 y se centra en las carreteras de servicio de los viñedos de Mosela. Stein und Wein (19,44 km) y Mittelmosel (22,00 km) están repletos de pequeñas horquillas antes de que la acción pase a la delicada especial de lapeado de Wadern-Weiskirchen (9,27 km), que se desarrolla en campo abierto.

Un doble rulo a los tres tramos, separadas por la asistencia en Bostalsee, suma 101,42 km.

Un sábado de nuevo aspecto presenta tramos de carretera en Saarland durante toda la mañana. Una doble pasada por Freisen (14,78 km) y Römerstraße (12,28 km) es seguida por la asistencia.

Por la tarde llegan los intimidantes campos de tiro militares de Baumholder. Arena Panzerplatte (10,73 km) y el inacabable Panzerplatte (41,17 km) son abrasivos, están repletos de cruces incómodos y alineados por enormes bordillos de hinkelstein que rompen los coches.

Ambos se disputan dos veces en la dirección opuesta a la del año pasado, divididos por el respiro de la asistencia y cambio de neumáticos en Bostalsee. El tramo más corto incluye el salto de Gina, favorita de los aficionados.

Volvemos a las uvas para el final del domingo. Dos pasadas por Grafshaft (28,06 km) y Dhrontal (11,69 km) completan las 19 especiales que cubren 344,04 km. El segundo paso por Dhrontal forma el emocionante final de puntos extra del Power Stage.

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente y fotos: wrc.com

Te puede interesar

LAPPI LIDERA EN TURQUÍA

Esapekka Lappi capitalizó grandes parciales en los duros tramos turcos para acceder al mejor lugar …