Inicio / INTERNACIONALES / F1 / LA FIA COMIENZA A INVESTIGAR EL YA PELIGROSO «REBOTE»
Manfrey

LA FIA COMIENZA A INVESTIGAR EL YA PELIGROSO «REBOTE»

El molesto efecto generado en los Fórmula 1 por la nueva reglamentación preocupa seriamente a los pilotos; pues algunos comienzan a sufrir dolores en cuello y espalda y, en circuitos como Bakú, algunas curvas rápidas también se tornan peligrosas.

La gran velocidad en la recta del circuito callejero de la capital de Azerbaiyán parece haber sido un punto de inflexión. Los nuevos autos, con las flamantes reglas aerodinámicas del 2022, tienen ese comportamiento difícil de dominar: el rebote constante, que llaman «porpoising» (marsopeo en inglés), está alarmando a los pilotos por las molestias físicas y la peligrosidad que se genera.

El efecto marsopa (que recuerda la manera de nadar del pequeño integrante de la familia de los cetáceos), se eleva con las altas velocidades como las de Bakú. Así, en el GP de Azerbaiyán alcanzaron un nivel preocupante, con varios pilotos sufriendo dolores de espalda por el rebote de los autos.

Por eso, los pilotos están comenzando a presionar a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) a través de la Asociación de Pilotos de Gran Premio (GPDA) para que actúen para reducir o eliminar el efecto en los monoplazas.

Esteban Ocon ha sido quien ha revelado conversaciones con la FIA, admitiendo haber escuchado que «podría haber conversaciones sobre cómo solucionar técnicamente el asunto con la FIA. Y lo están tomando en consideración. La FIA es la policía, por lo que tienen que tomar la decisión sobre a dónde van«.

Al respecto, Alpine es uno de los equipos que sufre el efecto rebote y el francés señala que «es un desastre conducir estos coches en un circuito lleno de baches. Ni siquiera está tan bacheado, cuando vayamos a Montreal o Singapur va a doler.

Deberíamos tratar de hacer que los coches sean un poco mejores de pilotar porque aquí nos vemos obligados a evitar los baches. Puedes ver que el coche se desvía hacia un lado en la recta, por lo que está en el límite«, insiste Ocon.

Por su parte, George Russell es, junto con Carlos Sainz, quien más está insistiendo en el problema de seguridad que supone el porpoising.

«No sé qué nos deparará el futuro, pero no creo que podamos sostener esto durante tres años o durante el tiempo que esté vigente este reglamento. No creo que sea correcto competir así«, afirma el director de la GPDA y piloto de Mercedes.

«Es sólo cuestión de tiempo antes de que veamos un incidente importante, muchos de nosotros apenas podemos mantener el coche en línea recta sobre estos baches. Es innecesario, con la tecnología que tenemos en el entorno actual, que estemos pilotando un F1 a milímetros del suelo. Y es una receta para el desastre«, agregó el joven británico.

Asimismo, Russell insiste en que no es un asunto de rendimiento ni nada parecido, sino de salud y seguridad para los pilotos.

Y es que el porpoising no sólo puede provocar un accidente si el piloto pierde el control del coche o se rompe algo en el mismo. También está generando molestias permanentes en el cuerpo de los pilotos.

«Es muy doloroso en Bakú. Le pedimos amablemente a la FIA que lo investigue, que no escuche tanto a los equipos y que nos escuche a nosotros. Les estamos diciendo que está llegando a un punto en el que estamos teniendo problemas para manejar esto.

No creo que necesitemos una comisión médica, sólo necesitamos algo más inteligente para la suspensión o la forma en que se manejan los coches. Que la FIA controle un poco mejor la posibilidad de que los equipos lleven los coches tan rígidos«, reconoció Carlos Sainz.

«Estoy bastante seguro de que si le preguntas a dos o tres ingenieros del paddock, sabrán la respuesta y qué se puede hacer para limitar esto y regularlo. Pero necesitamos que la FIA actúe lo antes posible. Si no, comenzará a acumularse«, añadió el piloto español de Ferrari.

Lewis Hamilton es otro de los pilotos que está sufriendo físicamente e incluso tuvo que abortar una simulación de tanda larga el viernes a consecuencia de los dolores. «Tocamos tanto fondo al final de la recta el viernes que no pude terminar mi tanda larga. Mi espalda era un verdadero desastre.

Gracias a Dios por Angela (Cullen, fisioterapeuta). Tengo a Angela dándome fisio y acupuntura todas las noches. Me desperté con bastante dolor el sábado. Ahora no lo tenemos tan mal al final de la recta, pero en esas curvas únicamente tratas de mantener el coche alejado del muro«, admitió el heptacampeón.

Pero, quien realizó declaraciones más impactantes fue Pierre Gasly que, a pesar de cruzar la línea de meta en quinta posición en Bakú, registrando su mejor resultado de la temporada hasta el momento, admitió que nunca se había enfrentado a una carrera tan «brutal» en la Fórmula 1.

«No es saludable, eso está claro. He tenido una sesión de fisioterapia antes y después de cada sesión, porque mis discos [vertebrales] se resienten. Literalmente no tienes suspensión. Solo son golpes que recorren tu columna vertebral.

El equipo me pregunta: ‘Vale, ¿podemos comprometer la puesta a punto?’ y yo comprometo mi salud por el rendimiento. Y siempre lo haré, porque soy un piloto y siempre voy a por el coche más rápido que pueda. Pero no creo que la FIA deba ponernos en un aprieto en el que tengas que negociar entre la salud y el rendimiento».

Esa es la parte complicada, y claramente no es sostenible. Así que eso es lo que debatimos en la reunión informativa de los pilotos y les alertamos sobre este problema, e intentamos pedirles que encuentren soluciones para evitar que acabemos con un bastón a los 30 años«, dijo el francés.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: motor.es/Campeones

JEA

Te puede interesar

VERSTAPPEN SIGUE EN LA SENDA DEL TRIUNFO

Por segunda fecha consecutiva, Max Verstappen ganó, esta vez por el Gran Premio de Canadá, …